Don Gonzalo Río Arrontedongonzalo

Hablar de Don Gonzalo Río Arronte es un privilegio y a la vez la oportunidad de reconocer públicamente las cualidades de un hombre, digno de profunda admiración y que nos ha dejado con su legado el compromiso de encontrar en el servicio y apoyo a los demás el verdadero sentido de la vida.

Nació en la Ciudad de Puebla el 10 de enero de 1912, como un modesto productor y comerciante de dulces, transcurren sus primero años de vida enfocados a la superación y desarrollo personal en el campo laboral. Desde los 17 años este empeñoso joven presto sus servicios en varias empresas dulceras, entre ellas “La Perla” y “La Palma” empresas líderes en el estado. Con experiencia acumulada y el gran anhelo de independizarse, decide a los 21 años instalar su propia tienda de dulces y produce las famosas “charamuscas”. Esta primera tienda llevo por nombre “Luxus”.

En este período Don Gonzalo contrajo nupcias con Enriqueta Licthle Hug, matrimonio del cual nacieron 6 hijos.

A partir de 1947 y gracias al producto de sus ahorros, el ya solido empresario decide trasladarse a la Ciudad de México e iniciar a gran escala la producción y comercialización de sus dulces marca “Luxus”. Así mismo, su dedicación lo llevo a incursionar en el ámbito del radio y la televisión, siendo artífice del desarrollo de las comunicaciones en nuestro país.

Durante 30 años consagro su trabajo en el manejo de “Luxus” y en 1963 consolidada un aparte importante de su fortuna, decide vender su patente “Luxus” a la compañía Anderson Clayton y con ello explorar nuevos horizontes de interés y desarrollo.

Para esta década de los 60´s su visión empresarial lo motivó a diversificar sus inversiones y emprendió con talento el proyecto para desarrollar la zona industrial “Valle de Oro” en San Juan del Río, Querétaro. Para esas mismas fechas mandó construir el Hotel Río en Tequisquiapan, Querétaro, con esto impulsó el desarrollo turístico de la zona. A todo esto agregó la compra de terrenos en la nueva zona industrial Vallejo en la Ciudad de México.

A pesar de su gran éxito empresarial y financiero, Don Gonzalo fue un hombre que vivió sin lujos, generoso y con preferencias estrictas al apoyo de los productos y empresas mexicanas.

Cabe resaltar que durante las décadas de los 60´s y 70´s, Don Gonzalo diviso las grandes necesidades que se comenzaban a generar entre la población y su vida, desde este sentir comenzó a tener un fin superior, un sentido trascendente y una misión muy clara: El amor al prójimo.

Con grandes inversiones financieras en el mercado de valores y el respaldo de compañías como Telmex, ICA, Kimberly Clark,, Cifra, Televisa y otras más, los rendimientos financieros y posición accionaria de Don Gonzalo Río Arrónte, aunado a importantes bienes y propiedades formaban un cuantioso patrimonio.

Fue un 16 de agosto de 1993, en un acto de plena generosidad y visión cuando Don Gonzalo Río Arrónte acude con notario publico para testificar su voluntad de donar al pueblo de México su fortuna.

Con iniciativas de apoyo en los sectores de la educación, la salud, el restablecimiento de alcohólicos y adictos, así como proyectos relacionados con el abastecimiento de agua y reciclaje; nacen para beneficio de la comunidad las Fundaciones “Gonzalo Río Arrónte AC” y la “Fundación Río IBP”, esta última con domicilio en el estado de Puebla.

La Fundación Río IBP, bajo el legado de Don Gonzalo apoya a jóvenes estudiantes oriundos de los Estados de Puebla y Tlaxcala, con becas económicas para asegurar su formación educativa superior en institutos técnicos de estos dos estados.

“Regresar a la Vida algo de lo tanto que nos ha dado”, era lema y bandera de Don Gonzalo, quien como el para demostrarlo en vida y dejarnos con su partida en el año de 1999 un compromiso eterno a favor de los más necesitados.

Son innumerables las acciones filantrópicas y donativos cuantiosos que Don Gonzalo realizó a través de su vida y hoy su legado sigue presente en el corazón de todos los que trabajamos inspirados en su sencillez y ejemplo.